¿QUÉ ES LA PSICOGERONTOLOGÍA?

La Psicogerontología es la rama de la Psicología que se centra en el estudio del proceso de envejecimiento y de la vejez para promover la salud psicológica y el bienestar emocional de las personas mayores y de su entorno familiar y social.


El proceso de envejecimiento y la etapa de la madurez y la vejez implican cambios vitales que suponen tanto ganancias como pérdidas. Estos cambios requieren poner en marcha procesos de adaptación importantes y plantean necesidades específicas que deben ser atendidas de manera especializada. 


A nivel psicológico, son ejemplos de necesidades de atención específica: los procesos de duelo, la soledad no deseada, la preparación para la jubilación, miedos específicos como el miedo a la muerte o a las caídas, el afrontamiento de problemas de salud o movilidad, dolor crónico, requerimientos de adaptación por la pérdida de capacidades, deterioro cognitivo, etc. 



Dentro de las Ciencias Sociales, la Gerontología es una ciencia multidisciplinar que podemos definir como la Ciencia del envejecimiento. Hay que distinguirla de la Geriatría, que es la rama de la medicina que se ocupa de las enfermedades propias de la etapa de la vejez. La Psicogerontología es la rama de la Psicología que se centra en los cambios vitales y las necesidades propias de la etapa de la madurez y la vejez.


La Psicogerontología nos permite atender esta etapa de la vida aplicando los conocimientos de la Psicología en dos grandes ámbitos de actuación:  

1- desde la perspectiva del envejecimiento activo, en el marco del proceso de envejecimiento normal, con el objetivo de optimizar las oportunidades de salud y participación para potenciar la calidad de vida de las personas mayores e impulsar la prevención de cara al futuro.


2- desde la perspectiva de la atención a la dependencia y la promoción de la autonomía personal, en los casos en que la persona mayor presenta patologías (físicas, psicológicas o sociales) que requieren de cuidados especiales al encontrarse en una situación de vulnerabilidad. Desde esta perspectiva, se atiende tanto a la persona mayor como a las personas que la cuidan y a su entorno.


El envejecimiento progresivo de la población, junto con el contexto actual de pandemia, hace todavía más necesaria la concienciación sobre la necesidad de una abordaje integral de la salud de la población mayor. Resulta fundamental incluir la atención psicológica en los recursos para mejorar la calidad de vida de las personas cuando nos hacemos mayores.



Visite nuestro Gabinete haciendo clic en la imagen

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿LA ABUELA SE AGOBIA CON EL WATSAP? CÓMO AYUDAR A LAS PERSONAS MAYORES A UTILIZAR LA TECNOLOGÍA.

BURNOUT DOCENTE O EL SÍNDROME DEL PROFESOR QUEMADO